En las representaciones artísticas, lo más habitual es ver a San Miguel portando una balanza, esto se debe en gran medida a su papel de «psicopompo»; es decir, de pesador divino de almas durante el Juicio Final.