El cuidado, limpieza y conservación de los bienes patrimoniales es una actividad que requiere de conocimiento, práctica y destrezas. Aunque muchos piensan que es un proceso homogéneo, en realidad cada bien patrimonial, dependiendo de sus características, necesita de cuidados específicos, a fin de garantizar su correcto estado de conservación. En ese sentido, no es lo mismo conservar objetos de madera, metal, porcelana, cerámica, etc. En este pequeño artículo, les contamos cómo se realiza la conservación de material de orfebrería.

Dentro de esta categoría, el Museo del Carmen Alto conserva principalmente platería religiosa. Con este nombre se denomina a las piezas u objetos destinados a usarse en el culto católico. La plata, al tener un alto porcentaje de pureza, es más dura que el cobre y más blanda que el oro; y, aunque generalmente se encuentra en aleaciones, después del oro, es considerada como el metal más fino.

La plata labrada es la más más utilizada en este tipo de objetos, entre los que encontramos custodias, copones, cálices, patenas, sagrarios, cruces, vinajeras, incensarios, navetas, campanillas, etc. Para la conservación de ellos, se debe verificar y analizar el estado de integridad de las piezas y sus partes, para proceder con el tipo de tratamiento más adecuado.

La conservación inicia con la limpieza superficial, que se realiza con brochas de cerdas suaves. En el caso de haber elementos adhesivos, se realizará una limpieza mecánica o química, de ser el caso.

Limpieza superficial del polvo.

Limpieza superficial del polvo.

Debido al paso del tiempo, la técnica de manufactura y el uso que se les de a los objetos, los mismos se vuelven susceptibles a recoger suciedad y grasa, elementos que opacan el brillo característico de la plata, por lo que, en estos casos, se debe realizar una limpieza química, con productos adecuados para este tipo de objetos.

La plata generalmente se altera en su parte superficial, por lo que se puede observar oscurecimiento de su brillo característico, causado por la formación de sulfuro de plata, el que se origina debido a la presencia de azufre en el aire.

Limpieza química.

Limpieza química.

Limpieza química.

Limpieza química.

Limpieza química.

Limpieza química.

Luego de realizar estas limpiezas, es necesario retirar todo material excedente. De lo contrario, se pueden ocasionar alteraciones químicas y deterioros a los objetos. Una vez realizados estos pasos, se coloca una capa de protección en las zonas limpias, para conservar por más más tiempo el proceso realizado.

Retiro del excedente de material empleado para la limpieza química.

Retiro del excedente de material empleado para la limpieza química.

Retiro del excedente de material empleado para la limpieza química.

Retiro del excedente de material empleado para la limpieza química.

Retiro del excedente de material empleado para la limpieza química.

Retiro del excedente de material empleado para la limpieza química.

Colocación de cera para protección.

Colocación de cera para protección.