Entre las colecciones del Museo del Carmen Alto encontramos esculturas de varias características constitutivas, como aquellas que llevan en sus extremidades ‘goznes’. Sus codos y rodillas fueron talladas para articularse y generar flexibilidad; de este modo se les asignaban posiciones que daban la idea de movimiento para parecer  reales.

Una de las esculturas con estas características es la de ‘Mariana de Jesús’, que se encuentra en el Coro Alto del Museo, la escultura tiene goznes tipo espiga en los codos, lo que permite el movimiento y permite que se le coquen vestidos. Las manos son piezas trabajadas de forma independiente y se pueden retirar cuando sea necesario. Generalmente las manos y partes descubiertas de este tipo de esculturas tienen encarnes, que es la simulación del color de la piel del cuerpo humano que se da a las esculturas.

               

Goznes en área de codos escultura “Mariana de Jesús”

Escultura de ‘Mariana de Jesús’, que se encuentra en el Coro Alto del Museo

Este tipo de esculturas fueron producidas entre los siglos XVII  y XVIII, y requerían flexibilidad para el cambio constante de vestimenta, porque eran adornadas con atuendos ricamente elaborados.

Otra escultura con estas características de movimiento en sus extremidades –inferiores- es la Virgen María del conjunto escultórico de la “Dormición”, la cual sin su vestimenta deja ver los goznes para el movimiento de sus rodillas.

                                 

Goznes en rodillas de la escultura de la Virgen María conjunto de la “Dormición”

 

Conjunto escultórico  “Dormición” o “Tránsito de la Virgen María”

Estas esculturas y otras que fueron realizadas con diferentes mecanismos las puedes apreciar en el Museo del Carmen Alto.

Realizado por: Noralma Suárez

Responsable de Reserva Museo del Carmen Alto

Marzo 2020