• Los profesionales que estarán a cargo de la gestión de los museos, tienen el reto de repotenciar estos espacios culturales en el contexto y la crisis generada por la pandemia del COVID-19 en el sector cultural.

Myriam Navas es la nueva coordinadora del Museo del Carmen Alto, quien accede al cargo como resultado del proceso de selección, llevado por la Fundación Museos de la Ciudad, tras una evaluación de los perfiles de los postulantes , trayectoria en el Museo y sus proyectos de gestión.

Myriam Navas es Magíster en pedagogía e investigación musical por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) y Especialista superior en Museos y Patrimonio por la Universidad Andina Simón Bolívar (UASB). Como parte de su trayectoria trabajó desde 2001 en el Museo de la Ciudad, donde realizó funciones de mediadora, responsable del Centro de Documentación e investigadora en algunos proyectos museológicos; además, en el 2006 participó en el Proyecto de investigación curatorial “Vínculos culturales entre México y Ecuador”, en calidad de becaria de El Colegio de México.  En 2012 fue becaria en el Programa Internacional “Visitor Leadership Program Libraries and Museums as Community Resources” organizado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos.  Desde 2013 ha sido investigadora y curadora del Museo del Carmen Alto. Ha realizado consultorías de investigación para varios museos del país.

Navas explica que tras siete años desde su apertura, el Museo del Carmen Alto requiere iniciar un proceso autocrítico para evaluar y cuestionar el alcance y efectividad de los proyectos museológico-educativos ejecutados y trabajar en una nueva planificación estratégica estableciendo nuevas líneas de trabajo, abordajes y enfoques educativos.

Su proyecto de gestión para la postulación en el concurso de selección de coordinador/a del Museo del Carmen Alto, tiene como objetivo principal fortalecer al Museo como una institución cultural plural, de educación no formal, a través de la museología y la pedagogía crítica y en diálogo con líneas discursivas/conceptuales actuales: perspectiva de género, educación artística y la diversidad de prácticas espirituales, para que nuestros públicos, a quienes nos debemos, disfruten, aprehendan y valoren el patrimonio cultural material e inmaterial desde una perspectiva reflexiva.