El Museo del Carmen Alto custodia en la Reserva la obra el Regreso de Egipto, realizada por autor anónimo entre los siglos XVII-XVIII, esta trata sobre un descanso que toma la Sagrada Familia en su retorno a Israel.

Título: Regreso de Egipto Autor: Anónimo Fecha: Siglo XVIII Técnica: Óleo sobre tela Colección: Museo del Carmen Alto

Descripción iconográfica:

Al centro de la obra se encuentra la Virgen sedente, cabello castaño claro recogido, aureola, con su mano derecha sujeta recipiente el cual está cerca de una vertiente de agua, un sombrero y alimentos envueltos en manto, con la mano  izquierda sostiene un manto blanco. Viste túnica rosa y manto verde obscuro que cae por el hombro izquierdo; a su lado izquierdo se encuentra el Niño Jesús sedente, con aureola, de cabello corto dorado y rizado, brazo izquierdo flexionado hacia adelante, sujeta racimo de cerezas, el brazo derecho hacia arriba en actitud de recibir un ramo de cerezas de manos de San José. Viste túnica color salmón y amarillo,  cruzada por su hombro derecho.

En segundo plano, del lado derecho de la obra se encuentra San José junto a un árbol de cerezas,  San José, de medio perfil derecho, con su mano derecha en actitud de entregar ramo de cerezas a Niño Jesús, con la izquierda se sujeta de ramas del árbol. Viste túnica azul claro, manto rojo. De lado izquierdo de la obra se observa un burro el cual está ensillado y girado hacia el lado derecho. En un tercer plano observamos una ciudad entre un paisaje de montañas, nubes y pájaros.

Descripción iconológica:

La obra está inspirada en un grabado de Cornelis Cort, artista holandés, quizá nacido en 1533 y fallecido hacia 1578. Cort tuvo cercana colaboración con el pintor italiano renacentista Tiziano. La referencia de este grabado la tomó a su vez el grabador Rafaello Schiaminossi (1524-1627)  y es de quien se tomó, presumiblemente, la idea para la realización de los cuadros en América.

Título: Descanso en el retorno de Egipto Autor: Rafaello Schiaminossi (1524-1627) Fecha: 1612 Foto: Página PESSCA

Esta obra desarrolla uno de los temas apócrifos de la vida de la Sagrada Familia en Egipto, cuando por persecución de Herodes, salieron huyendo hacia Oriente. Una vez conocida la muerte de Herodes, la familia regresó a Nazaret, deteniéndose a momentos en el camino para descansar. Precisamente, la escena muestra uno de esos momentos: José pasa unos frutos rojos al Niño, cerezas, lo que simbolizaría la futura Pasión; mientras la Virgen, se dispone a buscar algún pasa hambre del menaje que está depositado en el suelo. Los rostros y actitud de la familia expresan un momento de paz y tranquilidad.  Al observarla puede sentirse la serenidad de la Virgen María, sedente en el piso, con su pie izquierdo al descubierto.

Esta temática es muy representada desde los primeros siglos, sobre todo en los monasterios femeninos, no ha faltado en los nacimientos como parte de la pedagogía visual evangelizadora, indispensable en la formación de las monjas.

Como en este caso, muchas de las obras de la época colonial quiteña están inspiradas en grabados, creando en el imaginario el hecho de que estas pinturas son solamente copias y que no tienen su valor original, pero hay que comprender como dice Justo Estebaranz que la creatividad se desarrolla en el proceso de ejecución de la obra, más no en su concepción original.[1]

Los artistas locales debieron sujetarse a ciertos condicionantes para trabajar sus obras: tenían que conseguir la materia prima para la elaboración de un cuadro o escultura, realizar pruebas con materiales locales y esperar resultados satisfactorios. Debían manejar la cromática, las escalas, perspectivas,  además  los grabados no siempre estaban a la mano de los artistas, eran adquiridos en ocasiones por quien contrataba la obra, o solicitados en préstamo. En la colonia poseer cuadernos de estampas o grabados era un privilegio que no todos lo tenían.

[1] Ángel, Justo Estebaranz, “Las fuentes grabadas de la pintura quiteña en ell siglo XVII”, en Pintura y sociedad en Quito en el siglo XVII, (Quito: Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Escuela de Ciencias Históricas, 2011), 191.

Respecto al cuadro Regreso a Egipto (o denominaciones similares) sabemos que existen otras obras en la ciudad de Quito, así como en América Latina, que se inspiraron en el grabado de Cornelis Cort. En Quito, existen registros de la existencia de dos obras similares: una está en el Convento Máximo de San Francisco y la otra en el Monasterio de Santa Clara, sumando tres con la del Museo del Carmen Alto; es probable, que en otros contenedores estén presenten cuadros con esta misma temática que para este análisis no fueron contempladas.

Título: Descanso de la Sagrada Familia Autor: Anónimo Fecha: Siglo XVIII Técnica: Óleo sobre lienzo Colección: Convento de Santa Clara de San Francisco

 

Título: Descanso en la huida a Egipto Autor: Anónimo Fecha: Siglo XVII Técnica: Óleo sobre tela Colección: Convento Máximo

Por medio de la página web PESSCA se conoce la existencia de otra obra en la ciudad de Lima-Perú con la misma temática, plasmada en piedra y alto relieve.

Título: Descanso en el retorno de Egipto Autor: Anónimo Fecha: Siglo XVII-XVIII Técnica: Relieve en piedra Colección: Isabel Rubio, Lima, Perú

Al momento de crear las obras, cada artista hace uso de su imaginación y coloca o elimina elementos de la fuente grabada. En la pintura del Monasterio de Santa Clara notamos que el artista deja ver a un José más joven, el rostro del Niño Jesús dirigido hacia un lado del observador y el pie de la Virgen está oculto debajo de las mantas.

En el caso de la pintura del Convento Máximo de San Francisco no son muy perceptibles los detalles, aunque ciertamente parecidos al caso de Santa Clara.

La obra del museo del Carmen Alto presenta otros elementos que el artista quiso darnos a conocer: en la parte posterior, abre un plano mayor para colocar más detalle y color al cielo con nubes y pájaros, y una ciudad a detalle. San José se presenta más joven, rozagante, lleno de vida. El artista ha colocado aureolas en los padres del Niño, cosa que en el grabado no se ven ni en los otros cuadros. Adicional, en el lado inferior derecho de la obra, se ha creado una vertiente de agua hacia donde la Virgen acerca un recipiente. Tanto el grabado como en las otras representaciones, el tema de la vertiente no es perceptible.

Detalle vertiente

Llama la atención en estas comparaciones que en el grabado, el Niño Jesús tiene la mirada hacia su madre, y tanto José como María están ligeramente sonreídos.  En el caso de los óleos, tanto el Niño como sus padres han cambiado la expresión -un poco más seria-, la posición del rostro del Niño se dirige hacia el extremo derecho de la obra; finalmente, se constata que en el caso de la representación del grabado sobre soporte en piedra de la ciudad de Lima, sí se mantiene el rostro del Niño hacia su madre.

Realizado por:
Noralma Suárez
Responsable de Reserva
Museo del Carmen Alto

BIBLIOGRAFÍA:

–       https://colonialart.org/archives/locations/peru/departamento-de-lima/ciudad-de-lima/isabel-rubio-collection#c3411a-3411b

–       https://colonialart.org/archives/subjects/jesus-christ/life-of-christ/childhood-of-christ/return-from-egypt#c3411a-4698b

Ficha de catalogación del bien cultural “Regreso de Egipto”, Consulart, 2013

Justo Estebaranz, Ángel. “Las fuentes grabadas de la pintura quiteña en el siglo XVII”. En Pintura y sociedad en Quito en el siglo XVII. Quito: Pontificia Universidad Católica del Ecuador  Escuela de Ciencias Históricas, 2011.

[1] Ángel, Justo Estebaranz, “Las fuentes grabadas de la pintura quiteña en ell siglo XVII”, en Pintura y sociedad en Quito en el siglo XVII, (Quito: Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Escuela de Ciencias Históricas, 2011), 191.