En el marco de las festividades navideñas, el Museo del Carmen Alto inicia el montaje para exponer el Belén Carmelita, cada año se propone una temática diferente con el objetivo de crear nuevas narrativas y percepciones a partir del conjunto escultórico. Este juego escultórico está compuesto por aproximadamente 300 piezas del siglo XVIII y XIX.

En el año 2020, se destacó la imagen del Niño Jesús y la devoción que le profesan las monjas Carmelitas Descalzas del Carmen Alto y la religiosidad popular en torno a él. Por tercer año consecutivo realizamos el recorrido por esta exposición con los jóvenes de la sección de vida independiente de la Fundación EINA.

La Fundación EINA es una entidad sin fines de lucro que brinda atención especializada a niñez y juventud con discapacidad intelectual, su programa de vida independiente se enfoca en desarrollar habilidades en jóvenes y adultos con discapacidad intelectual moderada que no tuvieron un proceso educativo adecuado.

El área de Mediación Comunitaria del MCA activa el proyecto Huerto Jardín Carmelita junto con los jóvenes de la sección de vida independiente, llevamos tres años compartiendo y experimentando con agricultura urbana y visitando constantemente el espacio.

Este año no fue la excepción para visitar la exhibición del Belén Carmelita con los jóvenes de EINA, para ello se preparó un recorrido virtual, el cual estuvo a cargo de Nataly Albán (Supervisora de Mediación Educativa del Museo); el recorrido fue la oportunidad para compartir y dialogar sobre las tradiciones entorno a la navidad incluso al final del recorrido algunos de los jóvenes se animaron a mostrar sus propios nacimientos.

Nataly Albán, señala:

Con el grupo de EINA compartimos una mañana llena de narraciones, relatos, reflexiones, experiencias y tradiciones que en torno a la Exposición del Belén se fueron generando.

Utilizando el recurso de la narración empezamos a contar una historia, fue enriquecedora la interacción que se  suscitando entre todos los presentes, ya que al compartir el video con las escenas que forman el Belén, cada uno de ellos fue describiendo lo que veía, incluso me ayudaban a contar la historia que representaba en base a sus propios conocimientos.

Fue tan grande la conexión que creamos entre todos, que al terminar el recorrido algunos de ellos se sintieron motivados a compartir con nosotros el montaje del Belén en sus propios hogares. De igual manera creamos un vínculo entre el Museo, el grupo de EINA y sus familias, ya que muchas de ellas nos acompañaron e intercambiamos tradiciones y saberes que solemos practicar durante las festividades del mes de diciembre”.

El Museo del Carmen Alto se encuentra trabajando en temas de accesibilidad cognitiva orientada a las personas con discapacidad intelectual, buscamos eliminar las barreras de acceso al conocimiento, queremos que todas las personas puedan comprender fácilmente las historias que el museo tiene por contar.