Los espacios culturales renuevan sus propuestas constantemente, buscando activar nuevas dinámicas a través de las cuales, se piense y potencie la dimensión extra muros de los museos. En este sentido, promueven el uso del espacio público, a través del desarrollo y la implementación de una agenda territorial, que se basa en procesos sostenidos de participación comunitaria y en necesidades e intereses comunes.

En este marco, la memoria, el ambiente, el espacio público  y la diversidad han sido los componentes fundamentales, mediante los cuales, la Fundación Museos de la Ciudad (FMC), a través de su área de Mediación Comunitaria, activa espacios de diálogo, de trabajo en red, de encuentro, de construcción de lo común , con y desde las comunidades.

Para Daniela Carvajal, Jefa de Espacio Público y Mediación Comunitaria de la FMC, esta labor es importante en tanto permite “a los museos y centro de arte cuestionar sus propias prácticas como instituciones culturales y al mismo tiempo construir espacios de trabajo desde los afectos y la cercanía que fortalecen redes de solidaridad, esenciales en el contexto de crisis que enfrentamos.”

En este contexto, desde hace algunos años ya,  se viene implementando – en el Museo de la Ciudad, el Museo del Carmen Alto, el Museo Interactivo de Ciencia, el Centro de Arte Contemporáneo y Yaku Parque Museo del Agua- una labor sostenida para conectar los museos con las comunidades, y así, generar otro tipo de relaciones donde se evidencia que los espacios culturales son parte activa de lo que sucede en sus entornos. Así, se van tejiendo otras prácticas comunitarias que trascienden de los espacios físicos, para gestarse en otros lugares, diversificando públicos, perspectivas, miradas y diálogos que enriquecen la experiencia de la cultura.

Niños, niñas, adolescentes, personas de la tercera edad, personas con diversidad funcional, habitantes de calle, personas en situación de pobreza, comunidades de la diversidad sexogenérica; mujeres; gestores, artistas, colectivos culturales; organizaciones comunitarias barriales; instituciones municipales y estatales, organizaciones de la sociedad civil y fundaciones sin ánimos de lucro; son los actores sociales con los cuales se han desarrollado diversas actividades, programas y proyectos que se enmarcan en los derechos culturales, bajo  esta perspectiva de mediación comunitaria.

¿Cómo se concibe el eje ambiente bajo esta dinámica?

Aquí, las comunidades junto a los museos y centro de arte se han activado en función de los huertos, como un espacio de encuentro comunitario donde se aborda temas como la soberanía alimentaria, los tipos de prácticas agrícolas, el  beneficio de los productos agroecológicos;  la importancia de los saberes tradicionales; género, la relación del huerto con las prácticas artísticas, el conocimiento sobre las propiedades medicinales de las hierbas, el uso del agua, entre otros.

Fruto de este trabajo que toma el nombre de ¡A la Huerta! Se realizan talleres, recorridos comunitarios, y diversas activaciones con instituciones educativas, adultas mayores, mujeres, grupos de atención prioritaria.

¿Qué pasa con memoria, cómo se activan en los proyectos?

 Esta línea de trabajo propone la interacción y el cruce de diversas miradas y acciones que promueven  y propician la construcción colectiva de nuevos relatos desde otras voces, desde las luchas y movimientos sociales, las formas de organización comunitaria y  la vida en lo cotidiano.

Bajo esta perspectiva, en este eje se está llevando a cabo proyectos como “Bitácoras sonoras”, “El museo visita tu parroquia” y diferentes propuestas con los barrios las cuales incluyen investigaciones participativas, salas, recorridos comunitarios y eventos conmemorativos.      

Construyendo cultura desde la diversidad

Algunos de proyectos realizados en este eje, se preguntan sobre lxs cuerpxs y la tensión entre la normalidad y la diferencia.  Cuestionan los discursos sobre lxs cuerpxs no productivos, no patriarcales o estéticos y otros; desde una perspectiva crítica que busca, en el largo plazo, la incidencia en la opinión y las políticas públicas.

Una muestra de estos es el trabajo que se ha venido realizando en los laboratorios arte, educación y discapacidades cuyos resultados, del trabajo conjunto con la Facultad de Artes de la Universidad Central del Ecuador, servirán como insumo para la elaboración de un programa de estudios sobre “Educación artística y los estudios críticos de la discapacidad”. Otro ejemplo es el proyecto “Minga LGBTIQ+” que se activa en el CAC que  da a conocer historias sobre las poblaciones trans.

 ¿Cómo se trabaja el espacio público desde MC?

Aquí se promueve la activación de espacios de encuentro y diálogo entre vecinos de los museos y otras comunidades vinculadas a los mismos. En este sentido, se han implementado proyectos como  salas, recorridos y ferias de emprendimientos con carácter comunitario. Un ejemplo de esto es lo que se ha realizado en Yaku con “Ñukanchik: sabores y saberes tradicionales”, en el MIC al activar recorridos patrimoniales, ecológicos e históricos o en el Centro de Arte Contemporáneo donde se inauguró una sala comunitaria donde actualmente se encuentra el archivo fotográfico y de prensa del colectivo de mujeres trans Nueva Coccinelle.

Dentro de los resultados que se han obtenido de este proceso está “la conformación de una red de colaboraciones con alrededor de 60 actores; procesos sostenidos que atienden intereses compartidos entre museos y comunidades; cerca de 40 proyectos, eventos y actividades co-diseñadas y co-gestionadas con las comunidades, además de un aprendizaje horizontal que nos permite revisar críticamente nuestros enfoques y metodologías de trabajo” menciona Daniela Carvajal, quien cierra este espacio contándonos que una de las metas a largo plazo del área es “fortalecer el trabajo comunitario en los espacios de la Fundación, profundizando nuestras reflexiones y generando nuevas preguntas que permitan que los museos y centro de arte operen como cajas de resonancia de los movimientos y luchas sociales haciendo eco de las demandas por los derechos humanos, culturales y ambientales.”