La comunidad carmelita descalza de Quito

Las Orden Carmelita surgió a finales del siglo XII cuando un grupo de peregrinos y cruzados, cansados de las guerras por el control cristiano sobre Tierra Santa, se retiraron al monte Carmelo para vivir en soledad, pobreza y oración. La Orden se diseminó por Europa y en el siglo XVI la española Teresa de Jesús la reformó apareciendo los “carmelitas descalzos”.

El 4 de febrero de 1653 llegó a Quito una comitiva procedente de Lima con la misión de establecer el primer monasterio de carmelitas descalzas en la Real Audiencia de Quito. Para entonces habían transcurrido 8 años de la muerte de Mariana de Jesús, quien, según sus hagiografías, fue una ferviente seguidora de santa Teresa de Jesús y en varias ocasiones expresó el deseo de que su casa acogiera un convento de la orden carmelita descalza.

Las carmelitas descalzas siguen el camino de perfección espiritual y consagración a Dios mediante el seguimiento de tres consejos evangélicos que son: castidad, pobreza y obediencia. La práctica del silencio es otra de las características de su vida y lo consideran fundamental para conseguir el desprendimiento interior y buscar a Dios en la soledad del claustro.

Ven al museo y descubre la historia y estilo vida de la orden carmelita descalza.

Demos un paseo por la historia carmelita

Parte de la exposición del museo muestra la cotidianidad de esta comunidad de mujeres que han sido parte de la historia de la ciudad por generaciones. Conoce nuestros horarios y tarifas y planifica tu visita.